Cumbre Virtual de Coaching & Mentoring

Susana Villa Muñoz – Luis Javier Villa Pérez

Mayo 2020

Hoy el mundo nos saca completamente de la zona de confort y rompe todos nuestros paradigmas. Los cambios en las costumbres laborales, esperados para la próxima década, nos vimos forzados a hacerlos en semanas; adicionalmente, sin algún plan de implementación en el marco de una contingencia. Ha sido determinante cómo se presentó este hecho, y los hechos solo admiten aceptación.

En este sentido, empresas, trabajadores independientes, estudiantes, amas de casa, todos, absolutamente todos, sin importar nuestra condición, tuvimos que hacer un alto en el camino para redefinir las formas en las que hacíamos muchas de las actividades de nuestro día a día.

¿MUCHAS DENOMINACIONES PARA UN SOLO OBJETO?

Con Javier hemos decidido enfocar nuestra conversación en las modalidades de trabajo por fuera de una oficina “común”, conocidas hasta hoy como home office o teletrabajo. Algunos creen que es lo mismo, otros quizás tienen una idea de que pueden tener diferencias. Esto es importante acláralo porque, hasta que este virus llegó a nuestras vidas, las modalidades que conocíamos para realizar el trabajo por fuera de las oficinas eran solo: home office, teletrabajo y coworking.

Hoy proponemos profundizar en el tema, presentar las diferencias conceptuales entre estas modalidades y guiar sobre unas buenas prácticas ante este nuevo panorama; además, dialogar sobre cómo aplicar métodos y técnicas a partir del coaching y el mentoring para el acompañamiento de las alternativas mencionadas.

Actualmente, cada país tiene fundamentos legales que amparan el ejercicio del teletrabajo, por eso queremos ser muy cuidadosos con este tema y no ahondar en el ámbito legislativo, sino que proponemos hablar sobre las diferentes prácticas que existen, y partir de que si bien algunas están contempladas en ese marco legislativo, otras son prácticas que han surgido orgánicamente como formas de trabajo de las personas independientes, y otras han nacido de las metodologías de las áreas de recursos humanos para innovar en los paquetes de compensación de sus empresas para sorprender a sus empleados con nuevas prácticas, a esto a le llamamos: salario emocional.

  • REQUERIMIENTOS A LOS ACTORES: ¡¡¡PASAR DEL YA!!! ¡¡¡¡AL YO!!!!

Ahora, cuando los millennials, centennials, y las nuevas generaciones para las que el dinero es un medio no un fin, que no buscan definirse por lo que hacen sino por lo que saben, que pretenden un equilibrio entre desarrollo y medio ambiente, encontramos una nueva fuerza laboral, la de una generación que se caracteriza por su forma de ver la vida y no por su fecha nacimiento.

De esta forma, y en el marco de estas nuevas generaciones, comportamientos y modalidades de trabajo, pasamos del: “¡quiero llegar ya!”, a “no quiero ir”; y es allí cuando toman forma y se desarrollan de manera incluso atropellada las prácticas de trabajo a distancia como el home office; teletrabajo, virtual office, coworking.

Una de las características de estas nuevas formas mencionadas, es disminuir costos fijos a las empresas en temas de infraestructura locativa que se ve contrarrestada por el deber de atomizar la dotación al estar obligadas a proveer herramientas, implementos y elementos necesarios a cada uno de sus funcionarios. Para quienes pueden existir comodidades en temas como: desplazamientos, flexibilidad horaria, manejo de recursos y calidad de vida; tema discutible, teniendo en cuenta presiones que se generan al tener todo en el mismo espacio.

El público objetivo de estas modalidades se distingue por tener un alto grado de compromiso, disciplina, autocontrol, dominio propio hacia el logro de los objetivos, automotivación y alta demanda por cumplimiento de metas, es decir, no requieren de alguien que constantemente controle o dirija sus actividades laborales.

Por esta razón, resulta necesario el diseño de modelos de compensación enfocados en reconocer los logros y no el tiempo, definir parámetros de medición de las labores, facilitando a las empresas establecer una arquitectura de costos basada en la misma unidad que se factura, y al empleado ligar su labor con el producto terminado para de esta forma significar y dotar de sentido su labor.

Volvimos al origen: producción en línea de Ford, solo que ya no es una cadena de producción sino una red virtual. Entonces, podemos pensar en las metodologías de trabajo colaborativo en red, la gestión de proyectos, que actualmente para manufactura y construcción existen: Building Information Modeling (BIM) y Product Lifecycle Management (PLM) que faciliten el trabajo integrado.

Estas modalidades de trabajo permiten a las empresas, no solo promover el surgimiento de grandes líderes, sino para quienes no hay personas a cargo, empoderar y brindar técnicas necesarias para liderarse a sí mismos. Desde el coaching y el mentoring, nuestro rol es crear herramientas que permitan a las empresas y a las personas que practican estas formas de trabajo, hacerlo bien por y para ellos, desde los horarios, la forma, el lugar, los implementos, y la comunicación. El punto de partida para el ejercicio de las buenas prácticas en lo cotidiano es la correcta denominación y el trasfondo conceptual de cada uno de estos términos.

Dichas modalidades también transforman el trabajo en equipo por el trabajo en grupo. Funciona como en las sinfónicas, allí cada uno ejecuta su partitura a la perfección en tiempos y notas, sin ocuparse de lo que cada uno de los otros participantes hace. Esa ejecución individual genera la armonía y la melodía. De esta manera, serán los líderes del porvenir los directores de orquesta, quienes velen porque cada uno se consagre con virtuosidad a sus funciones, mientras ellos permanecen de espaldas al público y, solo al final, puedan recibir el aplauso fruto de su gestión.

  • SOMERA DEFINICIÓN DE MODALIDADES

El teletrabajo, no es manufactura en casa, no es una profesión, no es un call center, no es servicio a domicilio.

El teletrabajo, según el artículo 1 de la ley 1221 de 2008[1] la cual establece normas para promover y regular el teletrabajo, es “una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación (TIC) para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo”. Esta modalidad puede tener algunas variaciones:

  • Teletrabajo autónomo:  trabajadores independientes o empleados que se valen de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) para el desarrollo de sus tareas, ejecutándolas desde cualquier lugar elegido por ellos.
  • Teletrabajo suplementario: trabajadores con contrato laboral que alternan sus tareas en distintos días de la semana entre la empresa y un lugar fuera de ella, usando las tecnologías de la información de la comunicación (TIC) para dar cumplimiento. Se entiende que teletrabajan al menos dos días a la semana.
  • Teletrabajo móvil: trabajadores que utilizan dispositivos móviles para ejecutar sus tareas. Su actividad laboral les permite ausentarse con frecuencia de la oficina. No tienen un lugar definido para ejecutar sus tareas

Home office: es un espacio de trabajo dentro de casa, como una oficina o un lugar adaptado; sirve para describir el trabajo remoto desde casa. No necesariamente en red o bajo conexión con la casa matriz y/o colegas, pares o jefes.

No obstante, “trabajo remoto” no sería la traducción perfecta, ya que el home office es específico para trabajo en casa, mientras el trabajo remoto, o teletrabajo puede ser realizado en diferentes lugares, como un café, un coworking o en el sofá de ese amigo que tiene internet más rápido que el tuyo. Asociamos el avance de las tecnologías de la telecomunicación y de internet al home office. De modo general, los trabajos remotamente son casi todos hechos en un computador.  

Coworking: o cotrabajo es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo (tanto físico como virtual), con el fin de desarrollar sus proyectos profesionales la vez que fomentan proyectos conjuntos y entornos compartidos. Los espacios de coworking existen bajo una serie de normas de convivencia que permitan un clima de trabajo adecuado para la comunidad. “es una filosofía de trabajo y de vida que permite a profesionales de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo sin perder su independencia”

  • Y NUESTRA RAZÓN DE SER

Coaching: Es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos. El coaching se basa en el respeto al otro como legítimo otro, dejando espacio para que el otro sea como es, permite potenciar habilidades y competencias, como la comunicación y el liderazgo, hacia retos personales sin emulación sino en un sentido puro de autogestión del individuo.

Mentoring: Es una herramienta personalizada de desarrollo profesional, en la que reconocidos profesionales cualificados comparten conocimientos, habilidades, experiencias, aprendizajes y ofrecen consejos, información y guía a un directivo, apoyándole para desarrollar respuestas a sus retos y situaciones de carrera. Todo dentro de un marco estricto de confidencialidad, cumplimiento normativo (compliance) y ética profesional.

Además, significa apoyar y retar a los directivos para que gestionen su propio aprendizaje con el objetivo de maximizar su potencial, desarrollar sus competencias; en cierto modo, acompaña modelos a seguir que puedan crear barreras, brechas o sesgos en métodos, por el uso excesivo del respeto o apoyo que los directivos propician.

  • BUENAS PRÁCTICAS DEL TRABAJO A DISTANCIA
  • Realizar trazabilidad a la comunicación
  • Formalizar canales de acceso
  • Evaluar los recursos disponibles: los videos pueden ser una ayuda audiovisual importante, pero el teléfono puede ser útil para focalizar la atención en la voz
  • Minimizar tiempo de reuniones. Poner en ejercicio reuniones de pocos participantes, solo un tema y de corta duración. Muchas veces la pantalla llena de caras puede saturar y generar distracción
  • Adaptar un espacio como área de trabajo con la disciplina y herramientas necesarias
  • Tanto empresa, como jefes y trabajadores respetar los tiempos laborales
  • Mantener protocolos de vestuario establecidos para las oficinas físicas: el hábito no hace al monje, pero sí dice a qué comunidad pertenece.
  • Promover los chats que reemplacen las comunicaciones y retroalimentaciones de pasillos y cafetines.
  • IDEAS HACIA UN EJERCICIO ADAPTATIVO Y EFICIENTE EN EL PANORAMA ACTUAL

En este momento contingencial, las compañías están llamadas a evaluar las metodologías de trabajo que se tenían, los modelos de compensación y gestión de desempeño, tener líderes y GEFES (Los Gestores de Felicidad en comparación con un líder tradicional, ejerce su liderazgo de forma más cercana: conoce quiénes son los miembros de su equipo de trabajo, les escucha día a día, les muestra su confianza y se centra en ayudarles a mejorar y crecer para aumentar la capacidad productiva de la empresa.), dejar atrás los JEFES, para optimizar las herramientas de desempeño como las evaluaciones 360 que se utiliza para medir las competencias y desempeño de los empleados de manera global (Medir el desempeño del talento humano, Evaluar las competencias, Diseñar programas de aprendizaje y desarrollo, Servir como base para implementar planes de carrera y sucesión).

Bajo esta misma línea, las áreas de recursos humanos en las empresas, mentores y coaches estamos llamados a liderar el cambio hacia la innovación con estrategias que guíen y enseñen sobre metodologías diseñadas para mejorar la calidad de vida de las personas, es decir, inspirar a quienes ayer disfrutaban trabajar desde casa y hoy desean volver a la oficina.  El capital humano de las empresas no debería resultar impactado negativamente por el hecho de no asistir al trabajo en la forma en que lo hacíamos antes, sino por el contrario, resulta relevante empoderar a través de buenas prácticas laborales para resignificar el amor y el sentido de pertenencia por los espacios y los hábitos.

Hacia la reconstrucción de proyectos de vida y hábitos saludables de trabajo, los líderes podrán administrar, delegar, desaprender y aprender nuevas metodologías de trabajo colaborativas. De esta forma la virtualidad se convierte en una aliada, es decir, las herramientas que ya conocíamos toman mayor relevancia y nos empujan hacia otras nuevas. El rol de estos líderes y coaches está guiado a apoyar sus equipos de trabajo hacia el diseño de estrategias que permitan el desarrollo integral de las personas, donde se involucren elementos de formación profesional y de calidad de vida.

En conclusión; no importa la designación que se le dé al trabajo por fuera de la empresa, bajo disciplina corporativa, será vital contar con personas comprometidas que lo hagan, pero para hacerlo deberán contar con unos directivos que inspiren cohesión, lealtad, dignos de ser seguidos y que ejerzan su autoridad sin disciplinas espartanas inaplicables, sino que lo hagan bajo el signo de SER MEJORES Y SER HUMANOS.


[1] Congreso de la República de Colombia. Por la cual se establecen normas para promover y regular el Teletrabajo y se dictan otras disposiciones. Diario Oficial No. 47.052 de 16 de julio de 2008

Tags: , ,

Leave a Reply